domingo, 29 de enero de 2017

Ermita de la Paz (Paraje de la Voz Negra, Alcantarilla)

Bella fachada, lamentablemente resquebrajada.
Hacía ya mucho tiempo que quería visitar esta ermita de fachada azul intenso, coronada por una espadaña sin campana, ubicada entre el núcleo poblacional de Alcantarilla y el Polígono Industrial Oeste, en un lugar de nombre ciertamente llamativo como es el Paraje de la Voz Negra.
Mil veces he pasado por aquí, y siempre me detuvo la advertencia que hay a la entrada a la finca: PROPIEDAD PRIVADA. PROHIBIDO EL PASO. Dicha leyenda no está escrita en un precario cartel más o menos provisional, sino en azulejos adosados al muro de acceso.
Yo, que procuro ser muy respetuoso en estas circunstancias, me había cuidado de entrar, temiendo la posibilidad de molestar a los dueños.
Pero también es cierto que ningún mal pretendo, de modo que me rondaba la idea de, algún día, presentarme abiertamente con la sana intención de pedir permiso para hacer algunas fotos y preguntar acerca de su pasado.
Así que allá fui. La ermita, así como la finca entera, están cercadas por una alambrada, y en el momento en que me plantaba frente a la fachada, un coche salía del recinto. Perfecto, podría pedirle que me dejara pasar un momento para verla más detenidamente. 
Contrafuertes del lateral de la ermita.
No eran los dueños de la ermita, pero sí vecinos del caserío adyacente, y con toda amabilidad me informaron que se trata de la Ermita de la Paz, que hasta hace pocas décadas se hacían romerías e incluso las fiestas del barrio se celebraban en la hermosa explanada que dispone el lugar, donde se colocaban puestos de comida y pasaban unos días deliciosos.
Me cuentan también que, debido al mal estado del edificio, los propios vecinos costearon una nueva ermita en el barrio de Las Tejeras, trasladándose allí el culto y las festividades, quedando ésta a merced del tiempo y del abandono de sus dueños.
Hasta aquí el relato directo. Estaba deseando llegar a casa para investigar al respecto. Resulta curioso el litigio mantenido entre los dueños del inmueble y la administración pública: la Consejería de Cultura otorgó al monumento la categoría de Bien de Interés Cultural (BIC) en 2009. Pues bien, los propietarios interpusieron una reclamación solicitando la anulación de dicha catalogación. Entiendo (y esto es únicamente una especulación) que la responsabilidad que recae sobre los propietarios respecto al mantenimiento del bien en cuestión supone una exigencia económica que no podían asumir, o bien no concedían al monumento tanta importancia.
La Voz Negra, un paraje de huerta.
Sea como fuere, tras un largo proceso se resolvió mantener a la Ermita de la Paz en el catálogo de BIC de la Región de Murcia.
Hoy es evidente el penoso deterioro que presenta, amenazando ruina. Al parecer, el interior está desmantelado; como decíamos más arriba, el cierre al culto en 1985 responde la calamitosa situación del edificio, que suponía un riesgo para los feligreses por derrumbe o desprendimientos.
Es una verdadera pena que un Bien de Interés Cultural caiga en semejante desidia, pues se da a entender que de nada sirve la protección que -teóricamente- debe otorgar esa concesión. Por desgracia éste no es sino otro caso más del abandono casi sistemático al que se ven sometidos tantos elementos patrimoniales en nuestra huerta, sobre todo aquellos que llegan a cierto grado de deterioro, lo que parece indicar que son tenidos por casos perdidos, quedando conscientemente condenados al olvido.
La responsabilidad de los propietarios debe quedar amparada por la administración para, entre todos, mantener en buen estado un bien patrimonial de tanto valor.
Personalmente, no puedo evitar sentirme desconcertado ante la contienda surgida para desentenderse de lo que, lejos de ser considerado como un patrimonio querido y que merece un cuidado especial, más bien se percibe como una carga que no hay más remedio que asumir.
Ermita de San Antón (Puebla de Soto).
Entiendo que desde lo público se debe contribuir con los costes de mantenimiento, sin que esto suponga el desentendimiento de los propietarios. Lo que no es de recibo es que, unos por otros, acabe en grave riesgo un elemento patrimonial que trasciende el ámbito privado para universalizarse dado su valor artístico, monumental, cultural, etnológico o el que fuere.
Son muchos los ejemplos de este abandono. Sólo en cuanto a ermitas abandonadas me vienen a la cabeza las de Lo Pareja en Baños y Mendigo, San Roque en Algezares, San José del Lentiscar, en pleno Campo de Cartagena o la de San Antón, en la huerta de Puebla de Soto, al parecer expoliada y desmantelada por sus mismos propietarios. Otras muchas construcciones huertanas corren la misma desgracia (molinos, azudes, norias, etc.).
En definitiva, el buen estado de un elemento patrimonial (por tanto de propiedad cultural común) no puede quedar a merced de la situación financiera o el grado de compromiso del propietario hacia el mismo. Por eso es lógico que desde lo público, en representación de todos, se contribuya económicamente a su sostenimiento, retribuyendo así la catalogación de bien patrimonial de todos.

Se agradecen comentarios y opiniones al respecto.


FUENTES:
La Verdad: http://www.laverdad.es/murcia/v/20130819/alcantarilla/ermita-seguira-siendo-valores-20130819.html
La Verdad: 
http://www.laverdad.es/murcia/v/20130819/alcantarilla/cerrada-culto-desde-1985-20130819.html
Cangilón Región de Murcia (pdf): http://cangilon.regmurcia.com/revista/N02/N02-04.pdf
Alcantarilla TV: http://alcantarillatv.es/20110706/anulada-la-declaracion-de-bic-de-la-ermita-de-la-voz-negra/

No hay comentarios:

Publicar un comentario